‘carne de escenario’

_bunbury
‘carne de escenario’
auditorium club, málaga
26-27/11/10

_Doce son los años que han tenido que pasar para que Enrique Bunbury vuelva a pisar la capital malagueña. Lejos queda ya aquella gira de presentación de su primer álbum como solista –el infravalorado Radical Sonora- y bien distintas son las circunstancias. Aquél supuso su primer disco tras la disolución de la exitosa banda aragonesa de la que fue abanderado y los ánimos estaban bien divididos, pero el aragonés errante ha conseguido labrarse un hueco propio con tesón y saber hacer sobre el escenario, cosa que demostró con creces en las dos citas consecutivas con las que nos presentó su más reciente trabajo llamado, casi premonitoriamente, Las Consecuencias. Dos conciertos que eran los únicos en la región andaluza lo que provocó la afluencia de público de otras provincias y desembocó, como no podía ser de otra forma, en dos llenos hasta la bandera.

Un Bunbury con traje negro y sombrero del mismo color, adornados ambos con detalles rojos para restar sobriedad al atuendo, hizo su aparición tras los primeros acordes interpretados por Los Santos Inocentes -una banda perfectamente engrasada.

La canción que da título al nuevo disco fue la encargada de abrir brecha –lo hizo las dos noches- dando paso a un primer bloque donde desgranaron lo más selecto del nuevo material incluyendo Frente a Frente, la versión del tema de Jeanette, con la que sorprendió a propios y extraños. Brillaron con luz propia De Todo el Mundo y Los Habitantes con un soberbio solo de guitarra a cargo de Jordi Mena que nos llevó al paroxismo dejándonos claro que el combate iba a ser intenso y que nadie saldría ileso del ring.

Acto seguido el histrión destapó la caja de las esencias y continuó con un amplio repaso a toda su carrera artística, saltando de un álbum a otro, alcanzando cotas de máxima intensidad con Bujías Para el Dolor e ironía a raudales con Puta Desagradecida, sin dejar atrás su paso por Héroes del Silencio, deleitándonos con versiones muy cercanas al original. Tomaron forma en la primera noche Iberia Sumergida y La Chispa Adecuada dedicada a Mario Pacheco fallecido ese mismo día. Tema con el que cerró el primer asalto dejándonos a todos con la mirada puesta en el siguiente día.

El segundo round, inmersos ya en la noche del sábado, se desarrolló con la misma fuerza con el aliciente de que tuvo ocho variantes en el set list. Destacando la inclusión de Alicia, Senda –uno de los momentos más celebrados-, El Boxeador –dónde dejó patente su lado más crooner- y una soberbia Es Hora de Hablar que es posiblemente el tema en el que Enrique se muestra más desnudo, el más personal que haya escrito en mucho tiempo.

_vídeoclip: ‘los habitantes’

Los cambios fueron acertados y consiguieron dar cohesión a los dos conciertos imprimiendo en el respetable la sensación de haber estado en una única cita que supo a poco porque un inconmensurable Bunbury, mostrando todas sus múltiples caras, el cabaretero, el roquero, el cantante de rancheras, se entregó desde la primera hasta la última canción poniendo el alma en el torrente de voz.

Convirtiéndose en un canalizador de sentimientos, dejándose la piel y demostrando una vez más que es carne de escenario, que está tocado por una varita mágica que hace posible que todas y cada una de sus canciones tomen una perspectiva distinta y más profunda desde las tablas que en esta ocasión se vieron arropadas por un magistral juego de luces que ponía el acento dónde había que ponerlo.

Quedó muy claro que es una de las voces con más personalidad del rock hispano. Enrique vino, vio y venció.

_texto: David Dueñas.

_fotos: Daniel Peinado/Virginia Escudero.

_click en las imágenes para ampliar.

_pulsa aquí para comentar el artículo:

_compartir

¬ir arriba